miércoles, 18 de octubre de 2017

Victoria Lagunera en el Corona, la tercera fue la vencida

Santos logro vencer a los rayos de Necaxa con un marcador de 3-2, los laguneros batallaron en todo el encuentro pero el sacrificio no fue en vano pues dejaron esos tres puntos en el estadio Corona.

Logro llegar a la suma de 12 unidades y así salir del fondo de la tabla, el primer tanto fue obra de Furch al minuto 33, el segundo gol cayo al 45 por parte de Jonathan Rodríguez, el tercer tanto de los laguneros fue de Djaniny al 73.

Los Rayos de Necaxa anotaron a los minutos 59 y 77 con un doblete de Luis Peréz.

La Previa:

La tercera es la vencida, Santos recibirá a los rayos en el estadio Corona, los Laguneros jugaran por tercera ocasión consecutiva en casa, el encuentro dará inicio en punto de las 19:00 horas centro de México encuentro que se podrá ver por medio de la señal de Azteca 7.

Anuncio







Esta vez los laguneros buscaran hacer valer la localia y vencer en su tercer juego consecutivo en casa, sus resultados no son muy alentadores ya que comparte el fondo de la tabla en puntos con un total de 9 al igual que Chivas y Puebla, Santos tiene que aprender a sacarle provecho a la localia.

En su mas reciente encuentro cayo por la mínima ante los zorros rojinegros de Atlas, y el antepasado empato con un marcador de 0-0 contra Puebla, en su condición Santos no debe lamentarse de los malos encuentros pasado, sino de tomar los partidos futuros como vengan y dar el máximo rendimiento para comentar a sumar, la fase de grupos aun no acaba, la tabla de cocientes ya hizo que prendieran las luces rojas los directivos  de los Laguneros, se ubica en la posición numero 13.

Los rayos de Necaxa estan al borde de la aceptación de la fiesta grande, con 18 unidades el puesto 8 es suyo, el camino se a vuelto un poco mas pedregoso que la temporada anterior donde ingreso sin problema alguno, en este apertura 2017 a batallado pero aun continua en la pelea.


Victoria Lagunera en el Corona, la tercera fue la vencida Rating: 4.5 Diposkan Oleh: Eduardo Olivares